Perú: Piura - Huancayo

 

El camión se cargó temprano en la mañana (4:00 AM) en la zona Manuel Escorza, muy cerca de la vía Panamericana Norte. Las 30 toneladas de rollos textiles fueron ubicadas y aseguradas rápidamente en el contenedor. Mientras el camión era cargado, yo aproveché para tomar café y comer un par de pasteles en un pequeño puesto de comida que había en el lugar. Seguramente tendré tiempo para comer algo más en el camino, pensé. Eran casi las 5:00 AM cuando salí de la zona por la carretera Panamericana Norte, hacia el sur. El tráfico era excelente, la carretera aunque algo transitada, fluía sin contratiempos.

Con buen tiempo logré cruzar las zonas de Catacaos y Cura Mori. Una gran recta se trazaba hacia el sur, una vía que me permitía llevar responsablemente el camión hasta el máximo límite de velocidad. Es placentero manejar por vías despejadas y en buen estado.

Cuando atravesaba la zona desértica de Piura, fuertes vientos impactaron mi tractocamión. Y aunque el viento traía consigo partículas de arena, no fue ningún problema, ya que mi ProStar de INTERNATIONAL® estaba diseñado aerodinámicamente. 

Al entrar en la zona de Chiclayo, exactamente en Lambayeque, el tráfico empezó a congestionarse. Aunque no duré mucho tiempo allí, sí tuve dificultades al atravesar esta ciudad. Otro desierto me esperaba más allá de Las Delicias. El clima estaba de mi lado. Volví a la carretera despejada y continué mi recorrido hasta llegar a Pacanguilla. En este punto la carretera ya no tenía largas rectas, aunque las curvas que allí se trazaban no eran muy pronunciadas. Crucé Guadalupe, Ciudad de Dios, San José, Mazanca, Chocofán, pasando por la fábrica de Cementos Pacasmayo y a continuación San Pedro de Lloc antes de atravesar el desierto de Poémape hasta llegar a Paiján.

 

Cuando la ruta comprende terrenos muy difíciles por la zona, el clima y otros factores, la revisión de nuestra unidad debe ser exigente, para evitar que alguna avería nos sorprenda en lugares difíciles. Más allá de Chicama empecé a notar la presencia de varios camiones INTERNATIONAL. Llegando a la ciudad de Trujillo, el hambre despertó fuertemente, así que hice una parada aquí para comer. No fueron más de 20 minutos los que pasaron, cuando ya me encontraba de nuevo en la carretera Panamericana rumbo a Huancayo.

 

 

Pasé por Virú, Chao y crucé Santa en Chimbote hasta salir por la autopista. Llegé a Casma, luego a Huarmey y después de 80 kilómetros de recorrido estaba ya en Pativilca. Viajaría de largo hasta llegar a Huacho. Allí hice un alto para revisar de nuevo el camión. Compré algunas cosas para el camino, aún quedaba mucho por recorrer. Al partir pasé por Chancay, Pasamayo, Lima, Garita de Ancón. Al cruzar Lima tomé la Carretera Central, luego la salida Corcona, esta vía me llevaría a cruzar Surco y Matucana.

 

Allí el recorrido se dificultó gracias a que la vía contaba con un solo carril. Antes de llegar a Huancayo la altura comenzó a sentirse: me encontraba aproximadamente a 4,800 metros sobre el nivel del mar, pero a tiempo para la entrega y con la carga en perfecto estado como siempre.

 

Fueron aproximadamente 1.400 kilómetros de recorrido, un trayecto largo por zonas desérticas, pero con carreteras, en su mayoría, en buen estado. 

 

No olvidemos una revisión óptima de nuestro camión antes de una ruta larga. Igualmente descansemos muy bien la noche anterior, para evitar agotarnos más de lo normal durante el recorrido.

 

Nos vemos en una próxima ruta, se despide de ustedes Juan Rueda. No olviden compartir sus experiencias de viaje.

 

 

 

¿Quieres compartir tu recomendación?

Comparte tu conocimiento de la ruta aportando datos, recomendaciones o proponiendo nuevos caminos.

Rutas Relacionadas

Amigos transportistas, he vuelto a Chile, uno de los países latinoamericanos con mayor exportación de vino.
Colegas, estuve en el Departamento de Santa Bárbara en el municipio de Naranjito.

Amigos del camino, una vez más reportando mi experiencia de la última ruta. En esta oportunidad, el transporte de productos agrícolas para la siembra, como abonos y fertilizantes, me llevó a atravesar la frontera entre Colombia y Ecuador.

Una importante entrega de costales de arroz me llevó a recorrer Ecuador de norte a sur. Un recorrido de 600 kilómetros en mi camión ProStar de INTERNATIONAL® desde Esmeraldas hasta la ciudad de Cuenca.